Habilidades para el éxito - Coaching On Focus
17310
post-template-default,single,single-post,postid-17310,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Habilidades para el éxito

Habilidades para el éxito

Los seres humanos a veces actuamos de manera impulsiva. Leemos un titular como el de “Habilidades para el éxito” y nos lanzamos a leer y descubrir recetas mágicas. Se activa nuestro cerebro, especialista en ahorrar energía cuando algo se nos da hecho; se potencia nuestra parte práctica y pretendemos encontrar soluciones y respuestas en una serie de recomendaciones de alguien a quien no conocemos, que no nos conoce y no sabe nada de nuestras necesidades, ni de nuestro entorno.

En la mayoría de los casos, somos nosotros mismos los que disponemos de esas respuestas y esas soluciones; de lo que no siempre disponemos, es del tiempo de reflexión adecuado y de calidad para poder explorar cuáles son “nuestras habilidades para alcanzar “nuestros éxitos”.

Pero… ¿Qué es el éxito para ti? En función de lo que signifique el éxito para cada uno de nosotros tendremos que desarrollar diferentes capacidades, habilidades y competencias que nos ayuden a acercarnos y conseguir lo que para nosotros sea el tener éxito.

La mayoría de los estudios realizados en Psicología Social que se refieren al éxito hacen alusión a los éxitos financieros, la mejora en la calidad de vida, las correlaciones entre una mayor educación y preparación con un mayor poder adquisitivo y una mejor posición; es decir, tienen en cuenta la definición del éxito fundamentado en el nivel de ingresos, en la clase social a la que perteneces, en el rol y puesto de trabajo que desempeñas.

Sin embargo no para todas las personas el éxito se traduce en una mejora económica o en la obtención de bienes materiales. Si nos referimos al mundo laboral actual, en el entorno del sXXI, vemos cómo en las empresas, las diferentes generaciones han ido cambiando su concepto de éxito y crecimiento.

Mientras hace unas décadas el éxito profesional estaba más ligado a la permanencia en el puesto de trabajo y al ascenso progresivo, actualmente Millenials y Generación Z dan más importancia a aprender en el trabajo, estar motivados, no estancarse y tener un buen clima laboral. Se da prioridad a la conciliación familiar y laboral y predomina la filosofía de trabajar para vivir en lugar de vivir para trabajar.

¿Qué es el éxito para ti? ¿Tener propiedades, dinero, tiempo…..?

Tengamos en cuenta también lo cambiantes que somos respecto a nuestras necesidades a lo largo de nuestro ciclo vital. Sin duda el sector asegurador es experto en conocer las necesidades de las personas y en conocer aquello que nos preocupa y que es susceptible de asegurarlo, precisamente porque nos importa seguir conservándolo. En cierto modo buscamos el éxito cada vez que aseguramos una vivienda, contratamos un seguro de salud o protegemos a nuestra familia ante posibles accidentes. Ponemos todo de nuestra parte para garantizar el éxito y evitar un resultado no esperado. Estamos dirigiendo nuestra conducta para planificar prevenir y anticiparnos, y seguramente, esto tenga mucho que ver con la consecución del éxito.

En lo que podemos llegar a estar de acuerdo es que hay ciertos ingredientes  que son fundamentales para ayudarnos en nuestro camino al éxito, sea cual sea el objetivo:

  • Autenticidad: Ser genuino Implica un alto grado de Autoconfianza. Es importante que mantengamos la coherencia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos, esto nos dará una satisfacción interna importante y sin duda siendo nosotros mismos nos sentiremos mucho mejor que si intentamos ser lo que otros quieren que seamos.
  • Proactividad: el camino comienza siempre con un primer paso. Tener iniciativa y pasar a la acción son claves para conseguir resultados.
  • Autorregulación: la capacidad de regular nuestros pensamientos, conductas y acciones nos permite racionalizar las respuestas, controlar nuestros impulsos y tener un mayor control sobre nuestras emociones. Aprendemos de nuestros errores aumentando nuestra autoeficacia.
  • Planificación: anticiparnos a los acontecimientos nos permite elaborar rutas alternativas, estar preparados para el cambio y ser más flexibles. Acotar las tareas en el tiempo nos hace aumentar nuestro compromiso y ser más resolutivos; por no hablar del efecto del efecto de la profecía autocumplida y de cómo visualizar y proyectar en el futuro los resultados, nos hace adaptar nuestras conductas de manera inconsciente hacia su resolución.
  • Perseverancia: podemos seguir pensando que las cosas nos van a llover del cielo y continuar manteniendo un pensamiento mágico de que otros nos van a solucionar las cosas, pero piensa que cuando realmente queremos conseguir algo nos ponemos en marcha, solo hay que seguir manteniendo el ritmo de una manera constante, la constancia y la perseverancia garantizan que tarde o temprano llegaremos a nuestra meta. Muy relacionada con la capacidad de esfuerzo y la motivación intrínseca.
  • Positivismo: pensar de una manera constructiva y positiva nos dará las fuerzas para levantarnos cada vez que nos caigamos, y a seguir intentándolo una y otra vez. Saber que puedes; ésta es la diferencia que marca la diferencia entre lo imposible y lo difícil. Si desde el principio piensas que no vas a conseguirlo, déjalo, porque seguramente no lo harás. Cree en ti mismo y no dejes que la negatividad pueda contigo.
  • Resiliencia: aprender a vivir en un constante cambio, ser capaz de adaptarnos y ser flexibles nos ayudará a ser más eficaces, y hacer, junto al punto anterior, de la adversidad una oportunidad.

Como seres sociales, el entorno por supuesto nos va a ayudar. Los éxitos son mucho mejores cuando son compartidos. Sin duda las habilidades sociales también nos van a ayudar a conseguir el éxito, sobre todo habilidades como la empatía, la capacidad de cooperar y trabajar en equipo y el liderazgo, pero el camino al éxito debe comenzar por ser nuestros propios líderes.

Y sobre todo, en lo que estaremos la mayoría de acuerdo: ¡¡¡¡el éxito nos sienta bien!!!

 

“El éxito consiste en ir de fracaso a fracaso sin perder el entusiasmo”

Winston Churchill.

Rate this post
No Comments

Post A Comment

Shares
Share This

Si continuas navegando por este sitio, estás aceptando nuestras cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar