Inteligencia Emocional: Desarrollo de habilidades ¿¿blandas?? - Coaching On Focus
17065
post-template-default,single,single-post,postid-17065,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Inteligencia Emocional: Desarrollo de habilidades ¿¿blandas??

Inteligencia Emocional: Desarrollo de habilidades ¿¿blandas??

En los años 70, Daniel Goleman revolucionó el mundo de la Psicología y la Empresa con su concepto de Inteligencia Emocional

A partir de entonces, se comenzó a configurar un escenario donde el éxito, tanto personal como profesional, no estaba asociado a los conocimientos ni al coeficiente de Inteligencia, sino que tenía una relación directa con la Inteligencia Emocional de la persona.

Tal como la define en su libro, la Inteligencia Emocional es una manera de interactuar con el mundo que tiene en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía y la agilidad mental.

Fue en este nuevo paradigma donde surgió el concepto de habilidades blandas (o soft skills) como aquellas capacidades y atributos fundamentales  que debían tener las personas para tener éxito profesional.  Las empresas comenzaron a valorar perfiles que puntuaban alto en estas habilidades, fundamentales para el trabajo en equipo y un liderazgo eficaz. Se comenzaron a crear programas de capacitación para su desarrollo y a día de hoy es habitual ver listas y recomendaciones de aquellas más necesarias para la época que estamos viviendo, para un futuro incierto (como todos los futuros).

En una de las últimas listas publicada por el Foro Económico mundial como las 10 habilidades más demandadas aparecen 5 de estas soft skills asociadas a otras, llamadas duras o competencias de conocimientos:

Habilidades Blandas

Creatividad

Persuasión

Colaboración

Adaptabilidad

Gestión del tiempo

 Habilidades Duras

Computación en la nube

IA

Razonamiento analítico

Gestión de personas

Diseño de UX

Sin duda, dentro de las soft skills, todas ellas son de vital importancia, no solo para el ámbito laboral, sino para el personal.

Es más, creo que las tenemos de serie en mayor o menor medida cuando somos niños, y sino piensa en cómo de creativo, persuasivo, colaborador, adaptable y buen gestor del tiempo es tu hijo … cuando le interesa… cuando tiene una motivación.

Fuente: https://searchdatacenter.techtarget.com/es/definicion/Habilidades-blandas-soft-skills

Nada más lejos de mi intención que poner en duda que sean las más demandadas, pero haciendo uso de mi pensamiento crítico no puedo dejar de preguntarme:

  • ¿Demandadas para quién?
  • ¿No serán personalizadas para cada sector?
  • ¿ Tendrá que definir cada empresa o compañía el perfil y las habilidades necesarias para realizar el puesto de trabajo?
  • ¿Hasta qué punto nos dejamos influir por las modas contratando perfiles que a nosotros no nos funcionan?
  • ¿No deberían cubrir las necesidades e intereses de empleados, empresa y clientes?

 

Este es el ejercicio que hacemos con los clientes dentro de los Programas de Gestión del Cambio. Sino comienzas por lo importante, tus cambios no serán los que buscas.

Deberíamos llegar a la conclusión que somos nosotros mismos los que debemos definir en función de nuestro propósito  y objetivos, cuáles son las habilidades que necesitamos desarrollar en mayor medida.

Desde mi punto de vista, las empresas y organizaciones son entidades dinámicas y con carácter propio. Algo que suelo decir a menudo es que las empresas cambian porque cambian las personas que las componen y del mismo modo las empresas evolucionan porque son las personas quienes lo hacen posible.

Hay bastantes similitudes entre el ciclo de vida de una empresa y el de un ser humano. Se comienza con la misma ilusión de un niño, se aprende de los errores y muchas veces con el método de ensayo error, se va creciendo, adquiriendo nuevas habilidades, te vas multiplicando y al igual que pasa en los seres humanos,  como los modelos de comunicación, de  tolerancia, de respeto…no sean los suficientemente flexibles y adaptativos a las necesidades y a los intereses,  las empresas desarrollan patologías a las que no siempre encontramos una cura eficiente.

Igual sucede con los valores y los propósitos. Cambian a lo largo de la vida, si bien cuando somos jóvenes tenemos una mayor ambición, cuando maduramos tenemos un mayor sentido de trascendencia.

Cuando oigo hablar de Habilidades blandas y duras de los perfiles más buscados,  veo con estupor  que en estas listas no aparecen conceptos tan importantes y fundamentales como la pasión, la motivación, el compromiso, la confianza  o la comprensión, sin las cuales a mí se me hace complicado entender el trabajo y mucho más el trabajo en equipo.

Cuando una organización tiene un propósito claro es responsabilidad de los líderes que el resto de empleados lo entiendan, lo integren y lo interioricen. Solo de esa manera lograrán una coherencia, tener sentido de pertenencia, unos valores alineados a la organización y podrán desarrollar las habilidades de todo tipo,  necesarias para realizar con éxito su trabajo. Y así cada empresa tendrá su propia medida de Inteligencia Emocional.

¿Te imaginas que el próximo ranking de empresas se elabore en función de su índice de Inteligencia Emocional laboral? Todo un reto….. sin duda…

Rate this post
No Comments

Post A Comment

Shares
Share This

Si continuas navegando por este sitio, estás aceptando nuestras cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar